Buscar

Ciegxs emocionales

Abrirnos a la belleza del misterio que llevamos dentro es lo que nos acercará a lo que en esencia somos.


Haz que esa venda que nos ponen desde pequeñxs desaparezca, o incluso podemos utilízarla en nuestro propio beneficio, pero nunca en nuestra contra. Cuando no la necesitemos deshacernos de ella. En el momento, que nos dañe soltarla.


Y ahí estaremos preparadxs para desaprender lo que no nos sume, lo que no nos aporte, lo que no nos ate. Porque ahí estaremos priorizándonos, dándonos tiempo de calidad hacia todo aquello que podemos llegar a ser, y lo más importante, lo que estamos siendo en ese preciso instante.


No utilices unas gafas en las que al observar(te) temas ser juzgadx porque esas gafas no eres tú, tan solo es la percepción que te has creído que eres.


No es posible tener miedo a lo que sentimos porque nos estaremos paralizando en la superficie, esa superficie vacía, irreal, frívola. Esa máscara de superficialidad lo único que hará a largo plazo es alejarnos de lo que podemos llegar a aprender por medio de la experiencia que nos aporta lo que estamos sintiendo.


Debemos sentirnos cómodxs a sentir para poder llegar hacia dentro, aunque a priori nos incomode. Nuestro deber es conocer(nos) para saber quiénes somos, pero en la superficie de las emociones no llegaremos ahí dentro.


Sólo nos alcanzaremos en el camino de la observación, sin el filtro de nuestros pensamientos.

Justo ahí, estaremos siendo la experiencia que necesitamos para llegar a ese lugar tan recóndito y a la vez, que nos da tanto miedo, al principio.


De lo que huimos, inconscientemente, es de poder abrazar nuestro interior sin miedos, sin filtros, sin capas. Cuando dejamos de huir todo se transforma, todo cambia, todo empieza a cobrar sentido. Ese sentido que hace que te sientas vivx por quién sientes y no por lo que te hacen sentir.


Y no hay mayor sensación de bienestar que la que nos damos a nosotrxs mismxs.


13 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

¿Vivimos realmente?

Vivimos cómo si viviéramos ilimitadamente. Actuamos cómo si nuestros actos no tuvieran repercusión en los demás. Soltamos por la boca cómo si nuestras palabras no afectasen. - Estamos tan lejos y tan

Ser para crecer

Prestamos más atención a los ruidos externos, enfocándonos en la vida de otrxs . - Dejándonos caer en los hábitos tóxicos considerando los problemas que no son nuestros y hacerlos propios. - Otorgando

I Sometimes Send Newsletters

© 2020 by IAN SUA.