• IanSua

¡Machona!

Cuántas veces habré escuchado esa palabra.

-

Por jugar al fútbol.

Por jugar a las pistolas.

Por disfrazarme de “niño”

·

Por gustarme el deporte y la ropa masculina.

Por dejarme llevar por lo que sentía y hacer lo que me apetecía en cada momento.

Por tener un aspecto diferente.

-

Para que me entiendan, todas las niñas de mi clase tenían pechos, pelos sueltos y algunas empezaban a maquillarse.

·

En mi caso, me desarrollé tarde (señal de la vida), siempre iba con coleta baja y ni siquiera sabía cómo se utilizaba el maquillaje, ni tenía, ni quería.

-

Me llegaron a cuestionar tanto que no se hacen una idea lo que me repercutió, tanto en mis estudios como en mi desarrollo personal y social.

Hubo tantos cuestionamientos que sentí por momentos que iban a acabar con mi mente.

Esto hizo que me infiltrara.

Que fuera alguien que no sentía.

Que fuera esa “mujer femenina” que debía ser.

Para no sentirme cuestionado, atacado o maltratado psicológicamente.

(Fui mi opción)

-

Todo esto, en silencio.

..No era mucho de hablar.

Tampoco creía que sirviera de mucho.

Pero algo dentro de mí me decía “ESTO TE HARÁ MÁS FUERTE”

-

Quizá les pueda llegar a parecer absurdo, pero ignoran lo que me ayudo “el disfraz de Saray”

-

Saray ha sido mi mejor amiga.

-

Vosotros podéis decir, pero..si eres la misma persona..WTF👀

-

Saray tenía muchas cosas que no me sentía caracterizado, pero no podía controlar que fueran así, no sé si me entendéis.

Gracias a la testosterona que es sabía, no sólo te cambia lo que ves a primera vista, sino que tu mente se empieza a encajar con todo eso que sentías ser.

Por lo tanto, tu personalidad evoluciona.

-

Por eso, cuando hoy intentan cuestionar que he sido “una mujer femenina” no me avergüenza, todo lo contrario, orgullo. Gracias a ser el intento de lo que tú veías pude ser la persona que soy ahora sin que tus cuestiones puedan afectarme ahora.